Obesidad: Cómo reducir la ingesta innecesaria de calorías

comer-menos-calorias

Uno de los problemas que más afectan a la salud de los habitantes de occidente (y que está ampliandose a muchos países asiáticos es la obesidad.

Parte del problema surge de la cada vez más deficiente alimentación que las personas tienen en dichos países: Gran cantidad de alimentos procesados, inversión de la pirámide nutricional, dejando las frutas y verduras como algo anecdótico, y el creciente sedentarismo de la población han hecho de este problema uno de los mayores riesgos para la salud del siglo XXI.

A continuación compartimos una serie de recomendaciones para reducer la ingesta innecesaria de calorías. Estos consejos deben tomarse no como una guía estricta para perder peso, sino que, junto al ejercicio diario, harán tu ingesta calórica no rebase nunca la cantidad recomendada por los especialistas.

Utiliza platos más pequeños

Los platos de comida han ido expandiendo su diámetro a lo largo de los años, paralelamente a como lo ha hecho nuestra cintura. Psicologicamente ver un plato muy vacio puede hacer que pienses que te vas a quedar con hambre, así que al final acabarás sirviendote más y consecuentemente comiendo más. Reducir el tamaño de su plato para engañar el ojo y el cerebro a comer menos.

Cambia tu manera de cocinar

Además de la elección de los alimentos, una de las razones por la que la ingesta de calorías ha aumentado a lo largo de los años ha sido por el excesivo usos de grases y aceites para cocinar. Si en vez de comer tantos alimentos fritos usas una vaporera para hacer cosas al vapor o una freidora sin aceite para cocinar alimentos con su propia grasa te ahorrarás todas las calorías extra que aporta el freir un alimento.

Fuera de vista, fuera de la boca

Si mantienes un alimento a la vista, sobre todo si es uno tentador, es más probable que te lo acabes comiendo. Si quieres comprar dulces o alimentos menos sanos, reservate un día a la semana para hacerlo y compra ese alimentos el mismo día que te los vas a comer y solo la porción para ese día. Si acabas teniendo dulces por casa solo para ese día, acabarás comiendo alimentos calóricos muchos más días de los planeados.

Olvidate de los refrescos, incluso si son “0 calorias”

Aunque tomes refrescos con 0 calorías, estos pueden activar el apetito y los antojos de azúcar, haciendo que a la larga consumas más. Si tienes sed, el agua es siempre la mejor opción. Como mucho puedes añadir un chorrito de zumo 100% de fruta para darle sabor.

Empieza a hacer cambios hoy, mañana es tarde

La forma más fácil de empezar a comer menos es implementar una variedad de cambios simples que usted puede seguir con el largo plazo. Eso, además de un poco de paciencia y planificación, que recorrer un largo camino para ayudar a reducir su consumo de calorías para alcanzar sus metas de pérdida de peso.

Alejandro Martínez

Me interesan todos los temas que tengan que ver con la salud: comida sana, ejercicio... Siempre que puedo, aprovecho para compartir mis experiencias en mis blogs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies