Tipos de asma

asmaUna de las enfermedades respiratorias más comunes en el mundo es el asma. Año tras año, miles de personas son diagnosticadas con esta enfermedad, que lejos de contar con un tratamiento que elimine para siempre los síntomas, solamente cuenta con terapias paliativas de los síntomas.

No obstante, saber el tipo de asma que se sufre es fundamental para entender qué tratamiento seguir y, de esta manera, conseguir mejores resultados a la hora de disminuir la sintomatología de la enfermedad. Por ello, es útil conocer los distintos tipos de asma que existen  y comprender asimismo su clasificación de acuerdo a diferentes parámetros: causa subyacente, severidad de sus síntomas y la manera en que esta se controla.

Por causa subyacente

  • Asma alérgica: los síntomas en este tipo de asma aparecen después de que la persona afectada haya sido expuesta en numerosas ocasiones a alérgenos determinados (polen, humo, animales, etc.)
  • Asma ocupacional: similar a la anterior, este tipo de asma se presenta ante la exposición del paciente a ciertas sustancias propias de su lugar de trabajo. En este sentido, solamente en el medio laboral se manifiestan los síntomas de la enfermedad.
  • Tos variante de asma: a pesar de que la tos sea un síntoma clásico del asma, muchas veces la tos en sí representa el único síntoma de la enfermedad.
  • Asma por ejercicio físico: uno de los subtipos de asma más común en el mundo. Caracterizada por un estrechamiento de las vías respiratorias después de realizar ejercicio físico, esta enfermedad afecta a cerca de un 20% de la población mundial.
  • Asma nocturna: tipo de asma que se manifiesta solamente durante las horas en que el individuo se encuentra acostado y que se presenta con sibilancias en el pecho, tos y dificultad para respirar que llevan a interrumpir el sueño normal.

Por la severidad de los síntomas

  • Intermitente: los síntomas aparecen y desaparecen a lo largo del tiempo, agudizándose solamente en determinadas situaciones y haciéndose imperceptibles en otras.
  • Leve persistente: los síntomas de la enfermedad desaparecen con el uso de solamente un medicamento, el que resulta suficiente para controlar el asma.
  • Persistente moderada: similar a la anterior, en este caso los síntomas del asma se reducen o desaparecen mediante el control con dos medicamentos diferentes.
  • Severa persistente: a pesar de que se controlen la enfermedad con distintos medicamentos, los síntomas apenas se reducen y dificultan sobremanera la vida de quienes la padecen.

Forma de control

  • Bien controlados: la enfermedad se encuentra plenamente controlada y sus síntomas apenas aparecen, pero basta solamente el uso del inhalador de base para que desaparezcan por completo.
  • Medianamente controlados: con síntomas que aparecen varias veces a la semana y donde la sintomatología de la enfermedad se presenta por lo general en las noches.
  • Mal controlada: con síntomas que se presentan todos los días y con un uso crónico de medicamentos de control.

Alejandro Martínez

Me interesan todos los temas que tengan que ver con la salud: comida sana, ejercicio... Siempre que puedo, aprovecho para compartir mis experiencias en mis blogs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies